15.11.09

PRECIOSA FÁBULA

Érase una vez una preciosa princesa que, después de años de rechazar a

pretendientes por no creerse preparada para casarse, un día despierta dando la noticia al

pueblo que ha decidido desposarse y, que aceptará al hombre que más y mejor le pida la

mano. El día elegido sería justamente una semana después de la gran noticia.

Inmediatamente en todos los reinos colindantes la noticia corre como la pólvora y

los nobles, príncipes, duques y condes más poderosos, ricos e influyentes se hacen eco

de la gran buena nueva. No obstante, en su propio reino, habitaba un humilde plebeyo

que desde hacía años vivía secretamente enamorado de la princesa y, a pesar de las

risas, mofas y consejos de hacer lo contrario, el vasallo decide pedirle la mano junto con

los demás pretendientes.


Llega el esperado día y la fila de casaderos es enorme. El último, ajeno a las risas

y esperando tímidamente su turno, se encontraba el fiel vasallo. Los duques, príncipes y

demás pretendientes entraban uno a uno en palacio con sus séquitos y sus ofrendas:


_ Yo le ofrezco la mitad de mi reino, y la isla de la que mi familia es dueña a cambio

de su amor.- Dijo el príncipe más rico de los alrededores.

_ Yo le doy oro, seda y aceite balsámico si acepta casarse conmigo.- Propuso un

duque.

_ Yo, estoy dispuesto a darle todo mi ganado, mis tesoros y hacer que mi ejército la

proteja para siempre.- Afirmó un general muy poderoso.


Así fueron uno tras otro, cada uno más seductor por sus ofrendas que el anterior.

La princesa estaba llena de júbilo y contrariada a la vez, ninguno había despertado su

auténtica curiosidad... Hasta que llegó el turno al vasallo:


_ Yo mi princesa no tengo nada que ofrecerle, solamente mi amor incondicional y

mi sacrificio para que así sea.

_ ¿Y cómo piensas hacer eso mi fiel vasallo?- preguntó ella intrigada.

_ Pienso sentarme debajo de su ventana durante cien lunas y cien soles sin comer

y sin beber para demostrarle que la amo con todo mi corazón.

_ ¡Acepto! Hágase tu voluntad fiel pretendiente. Si cumples tu promesa me

desposaré contigo.


Esa misma noche el fiel plebeyo se sentó bajo su ventana, ante la tímida luz de las

velas de los aposentos de la princesa y ante las risas y mofas de sus vecinos. Colocó una

manta, cruzó las piernas y allí se quedó mirando como la princesa hacia un gesto de

aquiescencia.


A la mañana siguiente, nada más despertarse, la princesa se asomó a la ventana

incrédula y vio al plebeyo mirándole con cara de enamorado. Ella sonrió y se alejó de la

ventana.

Durante los primeros diez días las mofas seguían produciéndose, pero el joven no

se echaba atrás, el simple hecho de ver cómo la princesa se asomaba de vez en cuando

y le regalaba un saludo con la mano o una sonrisa, le daba fuerzas para seguir con su

sacrificio.

Cuando ya habían pasado cincuenta lunas, el pueblo empezó a considerar al joven

vasallo un héroe. Todos habían visto cómo el chico aguantaba y resistía a las tentaciones

de comer o beber con un: “no, le he hecho una promesa a mi amada, no le fallaré”. Desde

ese momento, el ecuador de su promesa, todo el mundo daba por supuesta ya la boda y

empezaron los preparativos. A la princesa le empezaron a hacer el vestido, el mejor

vestido nunca confeccionado. Los mejores cocineros del reino empezaban a prepararlo

todo para traer los mejores manjares. Mientras la princesa, llena de alegría, miraba de vez

en cuando por la ventana y sonreía al joven.


Llegó el día cien. El último día de su sacrificio. Según su promesa tenía que

aguantar cien lunas y cien soles, de modo que su promesa era hasta que el último sol se

pusiera... Falta casi una hora para ello cuando, el joven vasallo, triste y cabizbajo, se

levantaba de su manta y se alejaba de la ventana de su amada ante las miradas de

estupor del pueblo, y se perdía en el bosque.

A los pocos días, un grupo de niños jugaba al balón cuando un crío después de

darle una patada fuerte a la pelota tuvo que ir a buscarla cerca del bosque. Ahí encontró

al joven plebeyo llorando sentado en una roca, solo.


_ ¡Eh señor! ¿Es usted el que no se quiso casar con la princesa?

_ Sí, soy yo.

_ ¿Pero por qué? Solo le faltaba una hora para cumplir con su promesa y la

princesa se habría casado con usted...

_ Lo sé. Pero no merecía mi amor ni mi sacrificio.

_ ¿Por qué no, señor?

El joven, levantó la mirada y le dijo al chico que le miraba atento:

_ Porque no me ahorró ni una sola hora de sufrimiento.



ÓSCAR EDÚ

7 Comentarios:

Blogger Joha said...

hey la oi en Cinema Paradiso, pero Toto si estaba dispuesto a esperarla. :)

lunes, 23 noviembre, 2009  
Blogger Miguel Ángel Raya Saavedra said...

y yo que tengo la sensación de haber leído ese cuento en otro sitio...

jueves, 03 diciembre, 2009  
Anonymous Anónimo said...

jeje! lo robé de tu bog!! jeje.

siempre hay un primero no?

viernes, 04 diciembre, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Yes undoubtedly, in some moments I can reveal that I jibe consent to with you, but you may be making allowance for other options.
to the article there is even now a without question as you did in the fall delivery of this solicitation www.google.com/ie?as_q=vista vha ?
I noticed the utter you procure not used. Or you profit by the dreary methods of promotion of the resource. I have a week and do necheg

domingo, 07 febrero, 2010  
Anonymous Anónimo said...

I read this forum since 2 weeks and now i have decided to register to share with you my ideas. [url=http://inglourious-seo.com]:)[/url]

lunes, 08 marzo, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Making money on the internet is easy in the hush-hush world of [URL=http://www.www.blackhatmoneymaker.com]blackhat blog[/URL], You are far from alone if you haven’t heard of it before. Blackhat marketing uses little-known or little-understood avenues to build an income online.

lunes, 22 marzo, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Vaaya, es preciosa de verdad.
Hace tiempo que no escribes ¿no es cierto? Ahora que necesito descubrir cómo y qué piensas...

¡Qué curioso todo!

martes, 13 julio, 2010  

Publicar un comentario

<< Home